Abogado

Una vez que inicia una demanda deje que su Abogado la siga y le informe – Brindamos tranquilidad. Usted tenga confianza.

Cuando una persona decide entablar una demanda para el reconocimiento de sus derechos, cualquiera fuese la causa, lo que quiere es delegar en el abogado que contrate toda la responsabilidad de la misma.

   Y es así, ya que el actor no debe preocuparse por nada, sino solo estar informado y presentarse a las audiencias que se celebren, cuando su abogado le avise con la debida antelación, salvo que tampoco quiera asistir a la audiencia y para ello haya apoderado a su abogado para que concurra a las audiencias, con facultades de conciliar.

   No ayuda, ni colabora, ni suma en nada, estar permanentemente preguntando a su abogado, sobre el avance de la causa, y más cuando el abogado le dijo que le informaría sobre cada novedad que hubiera. Contrariamente, con esa actitud, se torna en un cliente desconfiado, nervioso e insistente, que hará que su abogado desista de continuar representándolo.

   Por otra parte, cuando el cliente se presenta en el Estudio sin pedir un turno, cuando en la primera consulta se le informó que la atención es arancelada y con cita previa, y se presenta sin aviso previo, queriendo que lo atiendan insistentemente negándose a pagar la consulta, y sin respetar que su abogado está con otro cliente, y con otro caso, no habla bien de su personalidad, ya que disponemos de contacto telefónico permanente, para que los clientes puedan pedir un turno. Recuerde que los turnos se dan en el día si el caso es urgente, o a lo sumo, para el día siguiente. Hay que saber esperar, y no desesperar, para recibir una buena atención jurídica.

   Desde el Estudio Panizo brindamos la mayor contención jurídica, y los medios de comunicación a su disposición para que pueda anticipar su consulta para que todos podamos tener un orden en la atención de cada cliente.

   Brindamos tranquilidad, seguridad y confianza, así que toda esta situación que leyó recién no va a ser necesario que se de, por lo que seguiremos juntos en el avance de su caso, manteniendolo al tanto de todo.

   Programe su cita en el ESTUDIO PANIZO con la Dra. Fernanda Panizo.

20180125_112522625191199.png

Anuncios
Abogado

Se ordenó a los dueños de un perro a indemnizar a una mujer que sufrió una caía y diversas lesiones cuando el animal la atropelló con la intención de acercarse a su mascota

En los autos “Salas, Mabel A. c/ Bocanegra Carlos s/ daños y perjuicios”, se ordenó la indemnización de una mujer que sufrió lesiones por la caía que le provocó un perro al intentar acercarse a su mascota.
El hecho ocurrió cuando la mujer se encontraba en una plaza de Rosario cuando el perro del demandado se abalanzó sobre ella, le produjo una caída y diferentes lesiones que disminuyeron sus capacidades. 
El Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de Rosario determinó que, como se trató de un hecho donde intervino un perro, resulta de aplicación el art. 1113 del CCiv., “recayendo sobre el dueño y/o guardián del animal la presunción de responsabilidad, correspondiendo a este la carga de acreditar la culpa de la víctima o el hecho del tercero o caso fortuito”.
En esa línea, la ley sostiene que “un animal, por su naturaleza, no deja de ser una cosa y, como tal, susceptible de generar riesgos, una interpretación armónica de la legislación y de la doctrina, hace radicar el fundamento de la responsabilidad del dueño o guardián en el riesgo creado”.
La normativa expresa que el hecho debe probarse debidamente como ocurrió en la causa gracias a las declaraciones testimoniales de testigos.
Por todo lo expuesto, los jueces resolvieron hacer lugar a la demanda y de la mujer y ordenaron una indemnización por $50.000.
Abogado

Abogados en Mar del Plata – Contencioso Administrativo

Abogados en Mar del Plata – Contencioso Administrativo


La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso  Administrativo Federal condenó a un investigador a devolver al CONICET una suma de dinero dado que no cumplió con  la  finalidad  de destinar el Subsidio a la creación de Centros de Investigación. 
En los autos “Estado Nacional-Conicet c/Fernández, Néstor A.s/Proceso de conocimiento”, la justicia en lo Contencioso Administrativo Federal condenó a un investigador a devolver al CONICET la suma de $45.407,62  dado que no cumplió con la finalidad de destinar el Subsidio a la creación de Centros de Investigación. 
Los miembros del Tribunal sostuvieron que la omisión de desviar los fondos otorgados para la creación de los Centros de Investigación implicó un proceder negligente que resulta contrario al principio de buena fe.
En esa línea, “las conductas omisivas de los administradores al bien común son contrarias al principio de buena fe, en tanto exige al administrador un comportamiento diligente y prudente, habida cuenta de su condición de colaborador de la administración en la realización de un fin público”, explicaron los jueces.
Puntualmente, el dinero fue otorgado hace 10 años para la creación de Centros que integrarían la “Red de Institutos de Investigación Científica y Transferencia de Tecnología del Área de Producción“, y las sumas fueron depositadas en la caja de ahorro que el demandado poseía en el Banco de la Nación Argentina.
Si bien el demandado interpuso un recurso de apelación al sostener que no estaba obligado a rendir cuentas, sino que era el propio organismo el que debía controlar en tiempo y forma, los magistrados rechazaron su planteo y resaltaron que la responsabilidad que correspondería al contador, no pueden eximir al demandado de responsabilidad.
Ello, debido a que en su carácter de titular del subsidio, era él quien estaba encargado de rendir cuentas.