Abogado

El consorcio es quien debe demandar al administrador – Abogados en Mar del Plata

Abogados en Mar del Plata
En los autos “Ramos Jorge Alberto y otro c/Arrendo Eduardo s/Rendición de Cuentas”, el propietario de un departamento exigió, mediante una demanda personal, al administrador del edificio para que le presente la rendición de cuentas.
Frente a ello, los miembros del Tribunal explicaron que “los propietarios de las unidades funcionales constituye la persona jurídica consorcio y sus órganos son la asamblea, el consejo de propietarios y el administrador”. Asimismo, no existe un vínculo directo del administrador con los propietarios respecto a las obligaciones derivadas del mandato, sino con el consorcio.
En esa línea, los jueces añadieron que es la asamblea el órgano encargado de recibir la rendición de cuentas y no un propietario en particular.
“En la relación celebrada entre el consorcio (mandante) y el administrador (mandatario), el administrador se relaciona con el consorcio como ente distinto de sus integrantes, no habiendo vínculo directo entre aquel y cada uno de los copropietarios respecto de las cuestiones relacionadas con el mandato sino a través del ente consorcial”, resaltaron los magistrados.
Los camaristas destacaron que el propietario de cada unidad funcional carece de legitimación individual para demandar al administrador en forma personal la rendición de cuentas o por actos ejecutados con motivo del ejercicio de la administración, ya que la acción corresponde al consorcio de propietarios integrantes del edificio. Por ese motivo, resolvieron rechazar la demanda interpuesta.
Anuncios
Abogado

Abogados en Mar del Plata – Contencioso Administrativo

Abogados en Mar del Plata – Contencioso Administrativo


La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso  Administrativo Federal condenó a un investigador a devolver al CONICET una suma de dinero dado que no cumplió con  la  finalidad  de destinar el Subsidio a la creación de Centros de Investigación. 
En los autos “Estado Nacional-Conicet c/Fernández, Néstor A.s/Proceso de conocimiento”, la justicia en lo Contencioso Administrativo Federal condenó a un investigador a devolver al CONICET la suma de $45.407,62  dado que no cumplió con la finalidad de destinar el Subsidio a la creación de Centros de Investigación. 
Los miembros del Tribunal sostuvieron que la omisión de desviar los fondos otorgados para la creación de los Centros de Investigación implicó un proceder negligente que resulta contrario al principio de buena fe.
En esa línea, “las conductas omisivas de los administradores al bien común son contrarias al principio de buena fe, en tanto exige al administrador un comportamiento diligente y prudente, habida cuenta de su condición de colaborador de la administración en la realización de un fin público”, explicaron los jueces.
Puntualmente, el dinero fue otorgado hace 10 años para la creación de Centros que integrarían la “Red de Institutos de Investigación Científica y Transferencia de Tecnología del Área de Producción“, y las sumas fueron depositadas en la caja de ahorro que el demandado poseía en el Banco de la Nación Argentina.
Si bien el demandado interpuso un recurso de apelación al sostener que no estaba obligado a rendir cuentas, sino que era el propio organismo el que debía controlar en tiempo y forma, los magistrados rechazaron su planteo y resaltaron que la responsabilidad que correspondería al contador, no pueden eximir al demandado de responsabilidad.
Ello, debido a que en su carácter de titular del subsidio, era él quien estaba encargado de rendir cuentas.